La mujer en la agricultura: El capítulo que falta en nuestros libros de historia

Por Danielle Cooper, Nominating and Corporate Governance Committee - Care About Climate

En la sociedad patriarcal en la que hemos vivido durante siglos, las mujeres siempre estaban trabajando en la cocina, ¿verdad? ¡Equivocado! El trabajo femenino comenzó en la granja y terminó en la cocina. Como dijo el Grupo del Banco Mundial: "Como principales cuidadoras de las familias y las comunidades, las mujeres proporcionan alimentos y nutrición; son el vínculo humano entre la granja y la mesa".

Audra Mulkern, una ex-empleada de Microsoft de Seattle, Washington, está buscando documentos e imágenes históricas que prueben que las mujeres han estado en la industria agrícola desde el principio. En su investigación, ha encontrado que las mujeres han estado en tractores, ordeñando vacas y cuidando cultivos con la misma frecuencia que los hombres. Sin embargo, las damas parecen haber sido borradas de la historia agrícola tal como la conocemos.

La historia de la agricultura es larga, y aún así, menos del 1% de las mujeres han sido representadas por su narrativa.  A las mujeres no se les entregaron documentos de propiedad, recibos de equipos y títulos de tractor, simplemente porque eran mujeres. Esto demuestra por qué es tan difícil obtener fotografías o documentos de mujeres en la agricultura, especialmente del pasado. Las mujeres han estado en este sector desde el principio, pero de alguna manera fueron excluidas de los libros de historia.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las mujeres se hicieron cargo de todo tipo de trabajos agrícolas. Como afirma la periodista Lisa Foust Prater, en un artículo sobre la historia del trabajo de las mujeres, entre abril de 1940 y julio de 1942, dos millones de hombres abandonaron los trabajos agrícolas en los Estados Unidos. Entre 1943 y 1945, 1,5 millones de mujeres no agricultoras fueron trasladadas a la agricultura y a trabajos agrícolas, lo que cambió radicalmente el sector agrícola. 

Estas señoras tuvieron el valor de hacer un trabajo desconocido para ayudar a su país en tiempos de guerra. Eso es nada menos que valiente y noble. Mujeres valientes como éstas han dejado su huella en la historia de la agricultura, y esta fuerza que adquirieron al involucrarse en la agricultura perdura hasta el día de hoy, pasando de generación en generación. 

Como ya se ha mencionado, aunque las mujeres han sido una gran parte de la industria agrícola, han sido mantenidas en la oscuridad. Women's Land of Army for America (WLA) era una rama del U.S. Crop Corps, donde las mujeres eran preparadas para hacerse cargo de los trabajos agrícolas: se les daba capacitación, vestían uniformes y se las llamaba "Farmettes" o "Land Girls". La mayoría de la gente no está familiarizada con este grupo, pero reconoce a la icónica Rosie la Remachadora, que simbolizaba a las mujeres en la fuerza laboral, pero no específicamente en la agricultura.  

Las mujeres en la agricultura son protagonistas de la historia de las tierras de nuestro planeta, pero no sólo en el pasado han sido relevantes. Las mujeres agricultoras representan actualmente ¼ de la población mundial - y en los países en desarrollo, constituyen más del 40% de toda la fuerza de trabajo agrícola. En 2012, la India acogió la Conferencia Mundial sobre la Mujer en la Agricultura, y este julio (2019), la Conferencia sobre la Mujer en la Agricultura tuvo lugar en Tucson, Arizona. 

Esto pone de manifiesto la forma en que las mujeres participan en la agricultura a escala local. Audra Mulkern es un gran ejemplo de la participación nacional de las mujeres en la agricultura, ya que sigue proporcionando imágenes y documentos históricos de mujeres agricultoras. En África y Asia, las mujeres siguen siendo consideradas la gran mayoría de la fuerza de trabajo agrícola, lo que demuestra una vez más que el empoderamiento de la mujer está muy presente en la industria agrícola. 

Este mes de agosto, en Brasil, 100.000 mujeres se reunirán para la 6ª Marcha de las Margaritas, el mayor movimiento de mujeres agricultoras de América Latina. Estas mujeres marchan para defender sus tierras, sus bosques y sus aguas. El movimiento se inspira en Margarida María Alves, líder de los trabajadores rurales en la década de 1970, asesinada hace 36 años. Margarida se convirtió en el símbolo de esta acción a gran escala de las mujeres latinoamericanas, mujeres de más de 27 países que defienden la justicia social y la igualdad.

La representación femenina puede faltar en nuestros libros de historia, pero nos estamos asegurando de que se hable de estos agentes de cambio en la agricultura de sus comunidades locales. Desde la participación local, nacional y mundial, las mujeres han estado trabajando en los cultivos, ordeñando las vacas y conduciendo los tractores con gracia durante décadas. Es hora de que el mundo reconozca el poder transformador de las mujeres en la agricultura, haciendo que nuestras tierras sean más sostenibles y resistentes para las generaciones futuras. 

Crédito de la foto: ONU Angola